Se acabó Twitter: X.com ya es el único dominio de la red social

25

Llegó el momento. Twitter pasa definitivamente a la historia, al menos en lo que al soporte oficial se refiere, por lo que ya no seguirás entrando en twitter.com… o más bien, ya no seguirás utilizando la plataforma a través de dicho dominio cuando accedas a ellas con el navegador web, porque la redirección hacia x.com será automática.

Hace más de dos años desde que Elon Musk -por aquel entonces era ya uno de los accionistas mayoritarios de la compañía- comenzó a tontear con la idea de comprar Twitter para, tras un culebrón digno del personaje, hacer lo propio, entrando cual elefante en una cacharrería. Los cambios se sucedieron desde el primer día, pero iban a ser mucho más profundos de lo que cualquiera podría augurar.

El más destacado, el cambio de nombre y marca de la plataforma. El primero en caer fue el pajarito azul, popular emblema de la red de microblogging desde sus inicios. Llegó entonces la incógnita, o sea la X, tal vez una decisión desastrosa a priori, pero sin duda una decisión en firme, como se ha hecho patente. Y nunca mejor dicho.

Faltaba por dar el último salto al vacío, el cambio de URL de twitter.com a x.com, dominio con el que Elon Musk ya se había hecho hace tiempo, pero que seguía sin imponer al grueso de los usuarios de la red social, que todavía accedían por el de siempre. Pero eso ya se ha acabado y aunque, como es evidente, el dominio tradicional no lo van a soltar, el paso está dado.

Así las cosas, si eres usuario de Twitter… O sea, si eres usuario de X y aún entrabas por twitter.com, la próxima vez que lo hagas serás redirigido automáticamente a x.com, con el siguiente mensaje a modo de introducción, por si acaso no te habías enterado aún de lo que se venía:

Te damos la bienvenida a x.com
Te comunicamos que vamos a cambiar nuestra URL, pero tu configuración de privacidad y protección de datos seguirá siendo la misma.
Para obtener más información, consulta nuestra Política de privacidad: https://x.com/en/privacy

Y eso es todo. ¿Me equivoqué cuando dije que Twitter no iba desaparecer?